¿Qué podemos hacer con las uñas y las manos?

Estamos en el pico más alto de infección del coronavirus, el Covid-19 y en puertas de disfrutar la primavera y sus colores.

Nos mandan, con toda razón, que nos lavemos las manos con frecuencia y frotando bien. Después, una vez secas las manos, nos frotamos con toda suerte de geles de alcohol para protegernos.

Y tanto lavado y tanto gel desinfectante pasa que tenemos las manos arrugadas con tanto maltrato. Las cutículas se endurecen y la piel se cuartea.

Para colmo los salones de belleza están cerrados a cal y canto.

Hay que improvisar! Primero, los guantes también obligatorios nos juegan  malas pasadas con las uñas largas.

Primer paso, nos tenemos que cortar las uñas para no romper el guante. Les damos forma, si es posible, con unas pasadas de lima. Y tampoco hay que dramatizar, si es esmalte normal, te lo quitas sin acetona y les das un nude con un brillo secante de Masglo y como si hubieses cambiado de estilo. Te crecerán pronto así que no te quejes que hay cosas peores.

¿Has oído hablar del tratamiento de parafina? Pues sigue leyendo y te lo explico.

Ese tratamiento consiste en meter las manos en parafina en estado líquido. Para ello se utiliza una cubeta de plástico con tres opciones: el 1, el 2 y el tercero para mantener la parafina líquida. No es caro, son unos 12€ y la parafina, dos bloques mínimo costará cada uno unos 15€.

Pues sumergimos las manos en la parafina líquida. Al meter las manos crees que sufrirás quemaduras de primer grado pero no, es la sensación, nada más.

Sumergidas sobra con 2 minutos. Se sacan las manos y se envuelven en una toalla o en papel film transparente dejando actuar unos 10 minutos.

Pasado ese tiempo se retira el plástico y… ¡milagro! nuestras manos están suaves como nunca. Nos aplicamos una crema buena de manos. La re-nutritiva de Estée Lauder obra milagros. Y así, haciendo este cuidado de las manos por la noche podemos reparar los daños sufridos durante el día.

Como en todo, hay que ser constantes y esperar que los investigadores den con la solución y podamos volver a salir y a hacer vida normal.

Pero mientras eso llega a cuidarse en casa y aprovechad que el día tiene muchas horas y te sobrará tiempo que puedes emplear en ti.

¡Venga! ¡No seas perezosa!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *